Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Cuándo fue la primera vez que le regaló un cuento a su hijo?

Suscripción a nuestro boletín.

Mastitis en el recién nacido

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 21-12-2012

¿Qué es la mastitis?

Es la inflamación e infección de la glándula mamaria.

No es muy frecuente, excepto en dos situaciones: en el recién nacido y en la madre lactante. También los adolescentes pueden tenerla cerca de la areola.

¿Qué causas tiene?

Se debe a la inflamación e infección de los conductos glandulares de la mama por los gérmenes que hay en la piel. Suelen ser estafilococos o estreptococos. En el recién nacido también pueden encontrase bacterias del conducto genital materno.

¿Qué síntomas tiene la mastitis en el recién nacido?

En el recién nacido la mastitis suele aparecer entre la 2-4 semana de vida, es más raro en la primera semana.

La mama presenta enrojecimiento, inflamación, fluctuación y una secreción mucopurulenta a través del pezón. A veces, se puede llegar a formar un absceso de pus. Generalmente, sucede en un solo lado.

Hay que diferenciarla de otra situación más frecuente en el recién nacido, que se debe al paso de las hormonas maternas durante el embarazo. Se llama intumescencia mamaria neonatal (“intumescencia neonatorum”). Es absolutamente normal y se resolverá en unos 6-8 días, sin ningún tratamiento. La mama está también roja o inflamada y puede aparecer una secreción blanca a través del pezón llamada “leche de brujas”. No se debe tocar ni exprimir, ya que así puede aparecer una mastitis posterior.

¿Cómo se debe tratar?

La verdadera mastitis del recién nacido es una “infección”. Por tanto, como todas las infecciones deben ser tratadas rápidamente y de forma intensa con antibiótico en el hospital hasta su mejoría. La evolución suele ser buena.

La intumescencia mamaria no requiere ninguna medida.

Fecha de publicación: 21-12-2012
Autor/es: