Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En relación con la televisión que ve su hijo, le preocupa:

Suscripción a nuestro boletín.

Anomalias vasculares. Hemangiomas y malformaciones vasculares

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 25-10-2011

¿Qué son?

Son lesiones que se deben a anomalías de los vasos sanguíneos (venas, arterias, linfáticos y capilares). A simple vista pueden ser difíciles de diferenciar entre ellas. Por ello, a veces, hay que hacer una biopsia de la lesión.

Al estar bajo la piel, dejan ver el color de la sangre que circula, dando diferentes tonos de rojo más o menos intenso.

1 de cada 10.000 niños nace con una anomalía vascular.

¿Qué tipos existen?

Hemangiomas: son tumores benignos. Como ovillos de vasos con sangre en su interior. Los más conocidos son las manchas salmón, también llamadas picotazo de cigüeña o beso del ángel (mancha rojiza localizada en la nuca).

Malformaciones vasculares: Capilares -la más conocida es la mancha en vino de Oporto o nevus flameus (mancha rojo vinosa de la cara). Otras son venosas, arteriovenosas y linfáticas.

Son benignas. No invaden otros tejidos ni malignizan.

¿Dónde se localizan?

Lo más frecuente es la cabeza y el cuello (80%). Le siguen el tronco y extremidades (20%). Aunque pueden estar en cualquier sitio, así como en órganos internos.

Casi siempre se trata de una lesión única, pero también pueden ser múltiples. En estos casos hay que descartar una afectación interna.

¿Cómo evolucionan?

Hemangiomas

Pueden estar desde el nacimiento (30%), o aparecer en las primeras semanas de vida. Tienen 3 fases:

  1. Crecimiento: inicialmente la lesión crece entre 5 y 7 meses, a veces de forma rápida.

  2. Estacionaria: entre los 7 y 14 meses de vida permanece estable, sin crecer.

  3. Involución: más o menos a partir del año de vida tienden a desaparecer hasta hacerlo a los 6-7 años.

En algún caso, puede haber también alteraciones cerebrales o hematológicas. Se harán los estudios necesarios para descartarlos.

La evolución es impredecible.

Malformaciones vasculares

Siempre están presentes ya al nacer, aunque a veces no se vean hasta semanas o meses después

Al contrario que los hemangiomas, no tienen un ciclo de crecimiento y posterior regresión espontánea. Persisten para siempre y crecen poco a poco a lo largo de la vida, a veces en relación con traumatismos, procesos infecciosos, cambios hormonales, etc.

¿Cómo se tratan?

Hemangiomas

En la gran mayoría no hará falta ningún tratamiento. Solo en un pequeño porcentaje pueden suponer un problema estético. Y en menos del 2% hay que tratar por un problema médico.

A veces no es fácil decidir cuál es el mejor momento para tratarlos. Se deben tratar los que por su tamaño o por el lugar dónde están pueden producir complicaciones, como en los ojos, nariz, faringe o laringe, etc. Así como los que crecen muy rápido. Las lesiones grandes que tienen problemas de coagulación o las que pueden complicarse por golpes, ulceraciones, infecciones o hemorragias.

Algunos hemangiomas nunca desaparecerán espontáneamente sin dejar secuelas. En estos casos es importante parar su evolución, y habrá que tratar.

Tradicionalmente se trataban con corticoides orales. En el año 2008 se publicaron los primeros casos de tratamiento con propanolol, un fármaco que se usa en la insuficiencia cardiaca y que se ha demostrado seguro y eficaz en el tratamiento de los hemangiomas. Hoy en día se usan otros fármacos similares, e incluso desde no hace mucho, con aplicación tópica (local).

Otros tratamientos son el laser de colorante pulsado, laser de Alejandrita, radiofrecuencia o la terapia fotodinámica y a veces cirugía.

Malformaciones vasculares

Muchas veces son complejas y se debe hacer un estudio especializado antes de decidir el tratamiento (embolizaciones, cirugía, laser…)

La mayor parte de las veces será posible el control por el pediatra de Atención Primaria. A veces habrá que seguir el control en unidades especializadas multidisciplinares (dermatólogos, cirujanos, radiólogos intervencionistas, pediatras hospitalarios). Se trata de realizar un correcto tratamiento y seguimiento que minimice las complicaciones y las secuelas. El tratamiento será, en cualquier caso, siempre individualizado.

Fecha de publicación: 25-10-2011
Autor/es: