Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En relación con la televisión que ve su hijo, le preocupa:

Suscripción a nuestro boletín.

Faringoamigdalitis aguda, ¿tratamos con antibióticos o no?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 10-11-2011

¿Qué es y por qué se produce la faringoamigdalitis?
La faringoamigdalitis aguda o faringitis es una inflamación de la faringe y amígdalas con enrojecimiento, edema, exudado, úlceras o vesículas. El 70-80% de las faringitis son víricas. El resto son bacterianas y, dentro de ellas, la producida por Streptococcus pyogenes causa un 30% de las faringitis en los niños.
Las faringitis víricas pueden pasar a cualquier edad, sobre todo en los menores de 3 años. Las bacterianas son más habituales entre los 3 y 15 años de edad.
La faringitis bacteriana es muy rara en menores de 2 años. Sin embargo, hay que pensar en ella en niños pequeños que van a la guardería o tienen hermanos mayores.
La faringoamigdalitis es una enfermedad infecciosa y, por tanto, adquirida por contagio, bien a través del aire (al toser o estornudar) o bien por contacto directo. Hay que desterrar ciertos mitos como que se produce por no abrigarse bien, por beber líquidos fríos o comer helados, por corrientes de aire o andar descalzo,...

¿Qué síntomas presenta?
La faringoamigdalitis vírica suele tener un comienzo gradual con fiebre moderada, dolor de garganta y pequeños ganglios en el cuello. Muchas veces hay moco nasal, tos, ronquera o conjuntivitis. En la garganta se ve un enrojecimiento difuso o un exudado amigdalar puntiforme o con placas, vesículas o aftas.

¿Cómo se diagnostica?
El diagnóstico se hace por los síntomas y la exploración de la garganta. Muchas veces no es fácil distinguir una faringoamigdalitis vírica de una bacteriana. Como la evolución, el tratamiento y las complicaciones son diferentes, a veces hace falta un análisis microbiológico que nos diga si la faringitis es bacteriana o no. Esto se puede hacer por medio de un cultivo faríngeo o del test rápido de detección antigénica de Streptococcus pyogenes.

¿Cómo se trata la faringoamigdalitis en los niños?
No se debe dar un antibiótico a un niño si no está prescrito por un médico.
En las faringitis estreptocócicas el tratamiento de elección es la penicilina oral cada 8-12 horas durante 10 días. Se reduce la contagiosidad a las 24 horas del inicio del tratamiento y disminuye el dolor y la fiebre. También previene la fiebre reumática así como las complicaciones supurativas locales.
En caso de vómitos, falta de cumplimiento, en países en desarrollo o con alta prevalencia de fiebre reumática, se puede dar una sola dosis de penicilina G benzatina intramuscular.
Una alternativa a la penicilina es la amoxicilina oral cada 8-12 horas durante 10 días, dada su mayor variedad de presentaciones farmacéuticas, mejor sabor y tolerancia.
En caso de alergia a la penicilina, se recomienda sobre todo el uso de macrólidos (josamicina, midecamicina, eritromicina, azitromicina o claritromicina).

¿Pueden complicarse las faringoamigdalitis?
Las faringitis víricas no se suelen complicar y curan solas en pocos días. Un caso especial es la mononucleosis infecciosa, que la causa principalmente el virus de Epstein-Barr. Se manifiesta por fiebre alta, amigdalitis con grandes placas blanquecinas, aumento de los ganglios del cuello, decaimiento, y crecimiento del bazo e hígado entre otras complicaciones.
En el caso de las faringitis estreptocócicas las complicaciones son muy raras. Pueden ser de dos tipos:
- Complicaciones supurativas locales (1-2%): otitis media, sinusitis aguda, absceso periamigdalino, mastoiditis y, excepcionalmente, absceso retrofaríngeo, síndrome de shock tóxico...
- Complicaciones no supurativas, que son raras en países desarrollados, como la fiebre reumática, glomerulonefritis y artritis reactiva.

¿Cuándo tengo que preocuparme de que algo va mal?
Si se ve que al niño le cuesta cada vez más tragar o respirar, tiene exceso de salivación continua o tiene los labios morados se debe ir de forma inmediata al pediatra.

¿Cuándo puede ser necesario operar de anginas a un niño/a?
Las indicaciones de extirpar las amígdalas son muy pocas. Esto se debe a que los episodios disminuyen a partir de los 6 años y a que no está demostrado que sin anginas se tenga menos faringitis. Estas indicaciones actualmente son tres:
- Anginas tan grandes que dificultan el paso de aire a través de la garganta.
- Episodios de faringoamigdalitis graves que causan complicaciones como abscesos de pus en la garganta o fiebre reumática.
- Episodios tan frecuentes de anginas que interfieren la vida normal del niño.

Fecha de publicación: 10-11-2011
Autor/es: