Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En relación con la televisión que ve su hijo, le preocupa:

Suscripción a nuestro boletín.

Exantemas virales en la infancia, ¿qué son?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 13-10-2011

¿Qué es un exantema?

Es una erupción de la piel que se puede deber a muchas causas. Muchos virus pueden dar exantemas, casi siempre acompañados o precedidos de fiebre.

El diagnóstico de exantema viral se hace con la historia clínica (los síntomas que tiene el niño) y la exploración.

Casi siempre con esto se puede descartar otras causas que tendrían una evolución y tratamiento diferentes (como enfermedades bacterianas, reumatológicas o por tóxicos). En casos particulares hay que hacer más pruebas para asegurar el diagnóstico.

Algunos exantemas virales son tan característicos que se llega a un diagnóstico claro. Otras veces no está tan claro y no se puede poner un nombre concreto a la enfermedad. Pero esto no debe preocupar, pues lo fundamental es haber descartado otros procesos más importantes.

Algunos de los exantemas virales más frecuentes en los niños

  1. Sarampión

Puede prevenirse con la vacuna triple vírica. Por su importancia se trata en otro artículo. Cuadro de catarro intenso con conjuntivitis, fiebre alta y afectación general, que se acompaña de manchas del tamaño de una lenteja o más grandes, de color rojo intenso. Comienzan en cara y se extienden hacia tronco y extremidades.

  1. Rubéola

También se previene con la vacuna triple vírica. Lesiones redondeadas rosadas en cara que después se generalizan. La fiebre no es alta y hay poca afectación general. Es típica la inflamación de los ganglios de la nuca, tras las orejas y zona alta del cuello.

  1. Varicela

Existe vacuna. Por su importancia se trata en otro artículo. La fiebre suele ser moderada. Las lesiones suelen picar y son manchas rosadas sobre la que se forma una pequeña burbujita transparente que luego se rompe y da lugar a una costra.

  1. Exantema súbito

Suele darse en niños de menos de 2 años. Tienen fiebre alta durante 2 – 4 días sin causa aparente. Al ceder la fiebre aparece el exantema con lesiones rosadas de pequeño tamaño en el cuerpo y, a veces, en cara y hombros.

  1. Enfermedad mano-pie-boca

Empieza con fiebre que suele ser poco elevada, falta de apetito y catarro leve. Después aparecen pequeñas vesículas en mucosa oral, manos, pies y nalgas.

  1. Eritema infeccioso o megaloeritema

Es más frecuente en niños en edad escolar. No hay fiebre o la fiebre es baja y los síntomas generales son leves. Hay un enrojecimiento de las mejillas (exantema en bofetada), y luego aparecen lesiones reticuladas (como un encaje) en nalgas, extremidades y tronco. El exantema puede variar con la exposición al sol y los cambios de temperatura, y puede durar semanas. Se debe evitar el contacto con embarazadas.

  1. Exantema de Boston

Se trata de una enfermedad epidémica que aparece en los meses de verano. Consiste en fiebre más o menos alta de unos dos días con dolor de garganta y, a veces, dolor abdominal y malestar general. Junto con la fiebre o cuando empieza a bajar, aparece un exantema de lesiones redondeadas pequeñas rosadas o asalmonadas en cara, tronco y extremidades. Puede haber úlceras en la faringe o el paladar.

  1. Mononucleosis infecciosa

El cuadro típico es de fiebre casi siempre alta, amigdalitis, inflamación de los ganglios del cuello y afectación general con falta de apetito y cansancio. Con frecuencia hay inflamación del bazo y del hígado. El exantema puede ser de muchos tipos, pero generalmente son lesiones rosadas pequeñas en el cuerpo. Muchas veces el exantema es favorecido por la toma de antibióticos.

  1. Adenovirus

Afecta sobre todo a niños de 6 meses a 4 años. El cuadro típico es un catarro con fiebre, faringitis, tos y conjuntivitis que puede acompañarse de un exantema que suele ser de lesiones rosadas y a veces un poco elevadas. Suele haber pequeñas epidemias en invierno y primavera

  1. Enterovirus

Sobre todo en menores de 2 años. Son una causa muy frecuente de fiebre sin foco. El exantema es muy variable en intensidad y puede afectar a las palmas y las plantas. También puede tener otros síntomas (tos, catarro, diarrea).

¿Qué hay que vigilar en un niño con exantema?

- Su estado general (aspecto, cara, color)

- Su comportamiento (somnoliento, irritable, con llanto excesivo). Si lo ve muy afectado, debe acudir a urgencias.

- Si salen manchas en la piel de color rojo oscuro o morado que no desaparecen al estirar la piel de alrededor, debe acudir a urgencias.

- El pediatra le informará del diagnóstico seguro o probable, de la evolución que puede esperarse y de las precauciones que debe tener. Consulte de nuevo si la evolución es diferente a la prevista (la fiebre o el exantema son mayores o duran más de lo esperado, el tipo de lesiones cambia o aparecen nuevos síntomas).

Fecha de publicación: 13-10-2011
Autor/es: