Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En relación con la televisión que ve su hijo, le preocupa:

Que pase mucho rato viendo TV
31% (41 votos)
Que le entretenga y le eduque
8% (10 votos)
Que la vea acompañado
2% (3 votos)
Que el contenido sea violento o inadecuado
59% (78 votos)
Total de votos: 132

Suscripción a nuestro boletín.

Exantema súbito

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 9-11-2012

¿Qué es el exantema súbito?

También se llama roseola infantum o 6ª enfermedad. Cursa con fiebre alta de 3-4 días y una erupción posterior en la piel.

Es una enfermedad muy frecuente. Sobre todo se sufre antes de los 2 años de vida, aunque puede presentarse más raramente en niños mayores de dicha edad.

¿Qué germen lo produce?

Lo produce un virus llamado HERPESVIRUS TIPO 6 (HHV-6).

¿Qué clínica provoca?

Suele afectar a niños de 3 meses a 3 años de edad. Sobre todo en los meses de primavera y otoño. Es la erupción infecciosa más frecuente en los dos primeros años de vida.

Se incuba entre 5 y 15 días antes de empezar los síntomas. En esta fase suele ser asintomática. Aunque a veces tienen hinchazón de los párpados y lesiones blanquecinas en el paladar.

El cuadro suele iniciarse de forma brusca, con fiebre alta de 38-39°C. El estado general del niño es bueno. Rara vez puede llegar a sufrir una convulsión por la fiebre.

Pueden tener lesiones en mucosas (boca, ojos) o síntomas catarrales. Muchas veces se palpan ganglios, más frecuentes en región de la nuca.

La fiebre suele ser intermitente, bien tolerada y cede típicamente a los 3 días.

La erupción cutánea sale cuando la fiebre se va. Consiste en pequeños elementos de 3 a 5 mm de diámetro, de coloración sonrosada. Se inicia en tronco, cuello y espalda, con una poca afectación de la cara, brazos y piernas. Dura entre 2 horas y 2 días.

¿Qué complicaciones puede tener?

Es una infección benigna. Existen pocas complicaciones.

Cuando ocurren, los procesos neurológicos son los más frecuentes (irritabilidad, convulsiones y algún caso aislado de encefalitis).

¿Cómo se llega al diagnóstico?

Se diagnostica a través de la clínica y evolución típica. Lo característico es la fiebre alta de 3-4 días (hasta 40ºC a veces), un buen estado general pese a lo elevado de la temperatura y la erupción posterior que da el diagnóstico.

A veces la fiebre produce enrojecimiento de la faringe y del tímpano. Puede confundirse, antes de salir la erupción, con una faringitis o una otitis media y ser tratada de manera incorrecta con antibióticos.

Hay que diferenciarlo con otras erupciones infecciosas (rubéola, sarampión, escarlatina, mononucleosis infecciosa) y otras erupciones no infecciosas (por medicamentos).

¿Qué tratamiento tiene?

No tiene tratamiento específico. Al ser un virus, sólo hay que tratar los síntomas. En este caso la fiebre alta, con medios físicos (poca ropa, baño en agua tibia, etc.) y con antitérmicos (ibuprofeno, paracetamol), así como ofrecer líquidos abundantes.

Sólo si tiene una convulsión puede hacer falta un tratamiento anticonvulsivante específico (diacepan rectal).

¿Se puede evitar?

No se sabe cómo se contagia. Se cree que se transmite por la vía respiratoria, como el resto de virus. Los niños pueden volver a la guardería o al colegio una vez pasada la erupción.

Fecha de publicación: 9-11-2012
Autor/es: